Noticias

Aquellos espartanos de la canasta

  • El sorprendente oro logrado por la selección de baloncesto masculina en el Campeonato de España de Selecciones Autonómicas de FEDDI en al año 2012 inspiró a decenas de deportistas castellanos y leoneses

  • “Era un equipo que creía en cada jugador, de más o menos nivel, y que creció con el paso de los partidos hasta ganar a un equipo mucho más potente como era Madrid. Era un Betis-Real Madrid, por ejemplo”

 


Pablo Delgado, en un encuentro con la selección. / FEDEACYL
Pablo Delgado, en un encuentro con la selección. / FEDEACYL

En el año 2012, el resumen de prensa del Campeonato de España de Selecciones Autonómicas de la Federación Española de Deportes para Personas con Discapacidad Intelectual señalaba que Castilla y León estaba ‘colgado’ de la canasta -y no le faltaba razón-.

Al ya ‘clásico’ triunfo del equipo femenino de baloncesto, dominador absoluto de la cita que un año más se celebraba en San Fernando (Cádiz), se sumó la irrupción de los ‘espartanos’, un conjunto masculino que viajó a tierras gaditanas con opciones de podio, pero que ni en sus mejores sueños se imaginaba que terminaría la competición como uno de los protagonistas del Nacional.

El equipo formado por el burgalés Fernando Carrión; los vallisoletanos Pablo Delgado, Vicente García, Benjamín Gutiérrez y Gabriel Ortega; y los zamoranos Eduardo Gimeno y Fernando Silvo, realizó una fase de grupos impoluta, en la que ya demostró la unión existente entre los jugadores y el cuerpo técnico.

“Era un equipo que creía en cada jugador, de más o menos nivel, porque había diferencias y ellos eran conscientes, pero creció con el paso de los partidos hasta ganar a selecciones mejores, como el caso de Madrid”, aseguran los técnicos de aquellos ‘espartanos’, David Fernández y Pablo Martínez.

Castilla y León debutó contra Galicia, en un partido asequible, pero que al ser el primero estuvo marcado por los nervios y los errores en defensa, pero que se resolvió con un 41-12, en el que el equipo estuvo liderado debajo de la pintura por Vicente García y el juego por Pablo Delgado.

En la pista de al lado, Madrid asustaba con un 71-5 a La Rioja, y todo indicaba ya en un duelo entre madrileños y castellanos y leoneses por el liderato del Grupo ‘B’ y eludir a Castilla La Mancha y sus ‘torres’ en las semifinales.

Fue en el siguiente choque ante el combindo de la capital de España en la que los rojiblancos comenzaron a creer en sus opciones. “Vamos a atrevernos a tirar”. Y Pablo Delgado lideró una victoria ajustada y desde la línea de tiros libres, dada la tensión y las faltas de los últimos compases. 23-21 para el equipo de la Federación de Deporte Adaptado de Castilla y León (Fedeacyl), y el camino encarrilado a la siguiente fase.

“Sabíamos que nosotros… Éramos para entendernos un Betis y teníamos que ganar a un Real Madrid”, afirman desde el cuerpo técnico, que defiende que lo más importante de aquel Campeonato estuvo en la proyección de equipo y grupo que se transmitió al resto de deportistas de Castilla y León. “Yo me atrevería a decir que de toda la competición, pero los que más lo notaron fueron nuestros deportistas”.

(Más en Fedeacyl-YOUTUBE)

Tírala otra vez Pablo, tírala

El tercer encuentro sirvió para que el combinado autonómico ganara 51-6 al equipo riojano y accediese imbatido a la fase de eliminatorias donde esperaba Andalucía.

El choque con los andaluces fue “perfecto”, y el equipo no dejó que la selección anfitriona hiciese ni un punto, con un 30-0, que elevaba aún más la moral de los futuros campeones, quienes veían como en la otra semifinal Madrid sudaba para ganar a Castilla La Mancha (21-18), con un desgaste que a la postre sería fundamental en el partido definitivo.

En la final, y ante numeroso público de ambas selecciones y de otros combinados autonómicos, el partido no empezó bien para Castilla y León, imprecisa en el tiro y “despistada” en defensa. Los primeros parciales fueron para los madrileños, más atléticos y versátiles para superar la defensa castellano y leonesa.

Sin embargo, tras los dos primeros cuartos, los rojiblancos elevaron el nivel de la defensa y Pablo Delgado elevó su porcentaje de tiro, además de forzar la exclusión de hasta dos jugadores de la capital de España. “Superamos los nervios y logramos un oro que aún hoy recordamos”, admite David Fernández, quien recuerda la efeméride de esos días como el mejor reflejo para la selección autonómica que participa desde este jueves en el Nacional de FEDDI, de nuevo en San Fernando y de nuevo con parte de aquellos espartanos.

 

Una década maravillosa

Etiquetas: 00000