Noticias

Mucho más que entrenadores

Deportista y técnico celebran su participación en el Open de Natación de Castilla y León. IÑAKI SOLA
  • Los técnicos de las distintas variedades de deporte adaptado se confiesan antes del Campeonato de España Polideportivo

  • “Lo más satisfactorio es verles superarse día a día. Los resultados solo son una consecuencia. Su capacidad para trabajar en equipo es impresionante”, coinciden


Óscar González ayuda a Marta Fernández en una competición. FEDEACYL
Óscar González ayuda a Marta Fernández en una competición. FEDEACYL

Guía. Entrenador. Asesor. Tutor. Maestro. Consejero. Mentor… A ellos les corresponde buena parte del éxito -en menor medida, también del fracaso-.

En la mayoría de los casos, su trabajo no obtiene una recompensa tangible… ¡pero ay de aquella que no tiene forma de medirse!. De aquella con la que llenar la la hucha de recuerdos y las emociones. “Verles conseguir sus metas y su felicidad no tiene parangón”, confiesa Raúl Carrasco, uno de los técnico del Centro de Tecnificación Deportiva de Natación de la Federación de Deporte Adaptado de Castilla y León (Fedeacyl).

Los técnicos de los distintos clubes y asociaciones de deporte adaptado de la comunidad -así como las del resto del país, incluso del mundo- juegan un importante papel en el desarrollo deportivo de las personas con discapacidad, pero también en su evolución sentimental. “Quizá compartes más que con un deportista normalizado. Empatizas y el resultado o las medallas suelen quedar en un segundo plano, aunque siempre tengas el estímulo de que cada persona mejore sus marcas”, defiende el burgalés Rubén Daspet, seleccionador castellano y leonés de atletismo.

La cultura del esfuerzo es una buena hoja de trabajo, aunque en muchos casos esta hoja sea casi inalienable a la persona. Están acostumbrados a esforzarse en su día a día, y lo plasman en mi caso en la piscina”, señala Carrasco, quien resume su trabajo con nadadores con discapacidad en las palabras “perseverancia” y “compañerismo”.

Óscar González ayuda a Marta Fernández en una competición. FEDEACYL
Rubén Daspet (i), en un campeonato con la selección de atletismo. FEDEACYL

Precisamente, compañerismo o el término equipo es otra de las facultades que fomentan otros seleccionadores, como es el caso del salmantino Alberto Mateos. “El fútbol es un deporte muy competitivo. En mi caso cuando llegué solo querían ganar. Estaban condicionados, no disfrutaban jugando. Trabajo mucho la motivación y es clave el juego en equipo“, incide el entrenador charro, quien también destaca “la disciplina” de su selección.

“Es fundamental crear un ambiente de confianza, de familia… El buen rollo tiene que imperar para que las cosas funcionen. Cuando el entrenamiento motiva que ellos salgan luego juntos, o queden para entrenar solos… Es muy reconfortante, agrega Óscar González, técnico del equipo castellano y leonés de fútbol para invidentes y deficientes visuales.

En el baloncesto, Lara Rodríguez es otra de las que acumula experiencia con el equipo femenino de Castilla y León. “Es clave saber observar. Ver qué jugadoras tienes y explotar las cosas que se les dan bien en el campo. Es una sinergia que crea confianza y ayuda al deportista y al equipo a crecer”, admite la entrenadora vallisoletana.

Electrodos en prótesis, quién es el discapacitado e invidentes que no lo son tanto

El día a día de estos ‘Cicerones’ deportivos se ha convertido en un sinfín de anécdotas que resumen muchas veces la vida de los deportistas con discapacidad.

Anécdotas que plasman desconocimiento y sacan los colores al médico más pintado o al técnico más egocéntrico.

Óscar González ayuda a Marta Fernández en una competición. FEDEACYL
Raúl Carrasco ayuda a uno de sus nadadores en el Open de Natación de Castilla y León. IÑAKI SOLA-FEDEACYL

Raúl Carrasco recuerda entre risas alguna que otra visita al Centro de Medicina Deportiva de Castilla y León. “Recuerdo a una médico cómo ponía los electrodos en las protesis de alguna deportista… Creo que el electro no sería muy indicativo de nada”, bromea el técnico de natación.

“También es un show cuando vamos al aeropuerto y los chicos con prótesis tienen que pasar los arcos de control de metales… Estos no paran de pitar, y ellos no pueden hacer otra cosa que cachearles a fondo”, señala.

Para Óscar González y su equipo de invidentes, muchas veces “el ciego soy yo”. “Aún siendo invidentes parciales, ven cosas antes que yo. Los tíos se ubican en las estaciones de trenes tan bien, que el invidente parezco yo”, sonríe.

Lara Rodríguez plasma lo delgada que es la línea a veces en el mundo del deporte y la discapacidad. “En muchos campeonatos, me confunden con una de las chicas a las que entreno. No hay nada más gratificante”. Palabra de entrenador, de un guía que supera el papel de técnico para llevar al éxito -quizá deportivo-, pero seguro que personal a cientos y miles de deportistas de todo el mundo. GRACIAS

Óscar González ayuda a Marta Fernández en una competición. FEDEACYL Lara Rodríguez, durante un tiempo muerto, en un partido con la selección. FEDEACYL

Óscar González ayuda a Marta Fernández en una competición. FEDEACYL Alberto Mateos (i), tras la consecución del título de Liga con el Adas Salamanca. FEDEACYL

 

Etiquetas: 00000