Noticias

Castilla y León respira baloncesto en silla de ruedas

  • El BSR Valladolid-Fundación Aliados y el Servigest Burgos iniciaran la Liga el 31 de octubre con las ilusiones “renovadas” tras una temporada atípica

  • La comunidad recupera sus dos plazas en la élite de este deporte, tras el ascenso del conjunto burgalés


El atleta internacional sordo, Javier Soto. FEDEACYL
Encuentro de la pasada temporada del Servigest Burgos. FEDEACYL

Castilla y León respira baloncesto en silla de ruedas. Lo hace desde hace más de dos décadas con el BSR Valladolid en la élite del deporte de la canasta, y lo hace también con el regreso a la élite del Montur el Cid de Burgos, los dos equipos señeros en la comunidad.

Después de una temporada “atípica”, como admiten desde ambos conjuntos, el BSR Valladolid-Fundación Aliados arrancará la temporada el 31 de octubre en Las Rozas; mientras que el Servigest hará lo propio ante el Zuzenak vitoriano, en uno de esos enfrentamientos entre viejos conocidos y que ostenta casi el estatus de derbi entre castellanos y vascos.

En el caso, del club vallisoletano, acaba de iniciar la planificación de la nueva campaña y espera anunciar “algo” en los próximos días, tras las numerosas bajas con las que ha cerrado la temporada. El adiós de Brett Stibners, Juanjo Alonso, Lalo Prieto, Juan Luis Pérer ‘Tinín’ e Isabel López, replantean el proyecto “para que sea competitivo”.

“Hasta ahora los clubes hemos estado más pendientes de solucionar los acuerdos con la Federación española que de nuestra propia casa”, indica José Antonio de Castro, técnico y representante del club morado. “Todos los clubes nos hemos puesto de acuerdo para que la Federación aceptase una serie de cláusulas que considerábamos indispensables en el contexto económico en el que va a regresar la competición. El no depositar fianza, reducir el coste de las inscripciones o los arbitrajes eran fundamentales tras la pandemia de la covid-19″, agrega De Castro.

La Liga será una competición “muy norteña” en la 2020-2021, con la mayoría de los clubes en la mitad norte del país, salvo en los casos de Albacete, Extremadura y Gran Canaria, y la competición -como muchas otras- está pendiente de las condiciones que el Consejo Superior de Deportes (CSD) imponga para su comienzo. “Estamos como otros muchos deportes. Dependerá de la evolución del coronavirus”, admite el representante del Fundación Aliados Valladolid.

Desembarco de Burgos con filial

Una de las grandes noticias de la temporada ha estado en el retorno del Servigest Burgos a la máxima división del baloncesto adaptado nacional. El club castellano ha optado por aceptar la plaza en la División de Honor con la idea de crear “un proyecto competitivo”.

Para ello, el gerente de la entidad, Carlos Alonso, anuncia además la creación de un equipo filial para completar el proyecto. “No tendría sentido salir a competir sin este, donde cualquiera pueda jugar”, afirma.

Junto a esta cantera de jugadores, que cumplirá además con “la razón social” del club, se intentará “armar” un primer equipo con refuerzos “acorde al salto que significa cambiar la Primera División por la mejor liga del mundo”, concluye Alonso.

Etiquetas: 0000