Noticias

Motóricos: brazadas de normalidad

Programa de Motóricos
  • Arranca la temporada en las piscinas de Valladolid con una treintena de niños de edades entre los 4 y los 16 años, y una expasión de turnos para cumplir con los aforos anticovid

  • El programa de Deporte Adaptado Castilla y León y la Fundación Municipal de Deportes de Valladolid cuenta con cuatro turnos de lunes a jueves


Escuela Motóricos en Valladolid. FEDEACYL
Escuela Motóricos en Valladolid. FEDEACYL

La temporada 2020-2021 será una de las más “extrañas” de la historia del programa de natación para niños con dificultades motóricas de Valladolid.

La actividad cumple treinta años precisamente en 2021, después de que el Ayuntamiento de Valladolid arrancara un programa novedoso en 1991, con el objetivo de mejorar la vida de niños con problemas de movilidad.

Precisamente, con ese fin, tanto la Fundación Municipal de Deportes como la Federación de Deporte Adaptado de Castilla y León han realizado un esfuerzo para mantener “el servicio”, explican desde Fedeacyl, y dotarlo de todas las medidas necesarias para que los jóvenes alumnos puedan desarrollar su actividad con todas las medidas de seguridad, adaptadas al protoco anticovid.

El programa, que arrancó esta semana, ampliará el número de turnos, y dispondrá de cuatro pases de lunes a jueves. “Se han incrementado los turnos para espaciar todavía más a los niños”, explica David Fernández, secretario de Deporte Adaptado Castilla y León.

La treintena de jóvenes nadadores que participan esta temporada en el proyecto se dividen en dos clases diarias (de 16:45 a 17:30; y de 17:35 a 18:20). Dentro del protocolo anticovid, los alumnos de los distintos turnos no coinciden en los vestuarios y a cada uno de ellos se le asignará una bolsa deportiva para guardar sus enseres y la mascarilla, que es obligatoria hasta su entrada en el agua.

A través de este programa adaptado a las condiciones especiales de los niños, los ‘motóricos’ realizan ejercicios en la piscina para mejorar sus habilidades motrices. «Buscamos que el alumno se sirva de las actividades planteadas para mejorar o mantener sus movimientos dentro y fuera del agua», explica Javier Alonso, responsable del programa en la piscina del barrio de La Victoria.

Cinco monitores se preocupan de que se cumplan las normas, y, como siempre desde hace casi treinta años, de que los niños mejoren su día a día, y hasta puedan disfrutar de un deporte en el que incluso podrían llegar a ser paralímpicos. Muchos de sus predecesores hoy son referencias en el Centro de Tecnificación Deportiva Río Esgueva, y sueñan con cumplir con su sueño de representar al equipo paralímpico en Tokyo.

 

Etiquetas: 0000000

Esta página utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar